gramo
gramo

MILLENNIALS WAY OF THINKING

por Irene Trejo
MILLENNIALS WAY OF THINKING

Sin banderas, sin himnos, sin líderes, sin centro, sin Dios. Movilizaciones alternativas sin alternativas. O mejor dicho, demasiadas.


“Tenemos tantas opciones que no sabemos que escoger, aunque está increíble poder experimentarlo todo. La vida ya no es una rutina, lo malo es que ya nadie se clava en algo, sólo pocos”.


Después de haber salido a la calle en busca de víctimas Millennials que quisieran compartir conmigo algunos de sus pensamientos sobre lo que ocurre con nuestra generación hoy en día, caí en cuenta de distintos factores que tal vez no habían sido tan explorados sobre la Generación Y.






Estamos influenciados por símbolos culturales de todas partes, somos parte de todo y a la vez esto nos hace querer diferenciarnos, querer ser heterogéneos y gritar “AQUÍ ESTOY”. Por un lado encontré a personas de mi edad, que lo único que buscan en la vida es que sea simple y feliz, pero por otro lado, una necesidad de inflar el ego haciendo que absolutamente todo se trate sobre un yoyo.


“Viajamos mucho, tenemos más comodidades; si es que queremos hijos es después de los 30, tenemos demasiada oferta para dejarlo todo por familia, maestrías y no trabajos, no buscamos compromisos y somos individualistas. También somos egoístas, pachecos, paps y mams.” (¿?)


Con distintas aplicaciones algunos han pasado a segundo plano su vida ‘real’. Y es que, como sabemos, el control del celular sobre nuestra generación sin duda alguna está cabrón; al grado que una llamada telefónica es de lo más personal que existe entre nosotros:


“Las llamadas son lo más fiel y personal.”


“Me molestan las llamadas.”






Una generación que no se libra de ser absorbida, en diferentes niveles, por la tecnología. Por suerte y no tanta, me percaté de que algunos se están dando cuenta de lo importante que son las conexiones humanas fuera de una pantalla, pero otros se conectan de tal modo a sus aparatos que se desconectan de todo lo demás.


“La tecnología y el internet nos han hecho pensar más fuera del closet, tenemos más libertad y somos más abiertos. Sin embargo, nos cuesta más trabajo encajar en algo, pues somos menos tolerantes.”


Algunos me lo describieron como que hay una mitad de millennials banal y otra brillante. Aquellos que sólo quieren intentar ser ellos y otros que creen que cada quien se crea su perfil ideal y sólo sigue trabajando en este en lugar de en sí mismos. Aunque siendo honesta, realmente lo que se siente más en el aire es confusión y una necesidad por encontrar la tan perdida identidad.


“Hoy en día lo más común dice ser diferente.”


“Tenemos una mentalidad distinta, ya no vemos tanto lo material. Eso sí, somos súper materialistas”. ¿Qué?


También me intrigaba saber y preguntar, algo a lo que muchos ya no están acostumbrados a escuchar o discutir: ¿En qué crees?


Varios lo asociaron con religión y afirmaban no creer en nada más que en ellos mismos. Entonces, ¿qué era de la parte espiritual entre los que nacimos entre los años 80’s y 2000?



“Espiritualidad es un flujo de energías.”


“Fumarse dos churros, eso es ser espiritual.”


“Parte no material de un ser….” (estaba high y se le fue la onda).


El idealismo también se ha convertido en un tipo de moda que muchos asocian con cosas como practicar yoga, prenderse un incienso o colgarse un Buda en el cuello. Pero no se alarmen, también había quienes me dieron testimonios más profundos, entre ellos incluido el termino: “despertar”.






¿Qué si aún seguimos siendo controlados por un sistema, tradiciones y costumbres que caracterizan a tantos países en el mundo? Aproximadamente la mitad de los millennials entrevistados, respondieron que el sistema se adapta a nosotros y vuelve a hacer todo igual.


“Queremos despertar y rebelarnos, pero sólo aparentamos y al final somos borregos.”


Mas la mayoría comentó que el hecho de tener tanta información al instante, hace que poco a poco vayamos escapando de todas estas formas y pensamientos del pasado, dicen que sí se siente un cambio.


“La juventud ya supero al sistema. El gobierno es como el amigo teto, igual que muchas marcas.”


Otra característica, cada vez más notoria, es que en general no sabemos qué queremos hacer con nuestras vidas. Uniendo todos los temas y conceptos que se han mencionado, podría concluir que el problema y solución de esto parten de lo mismo, el exceso de información.


El estar viendo todo el tiempo lo que pasa y lo que hacen los demás, hace que muchos estén exaltados y pensando en su futuro todo el tiempo, a diferencia de muchos que ven la vida en presente y como una sola.


“La generación vive en el ahora. Tener tanta información al instante es eso. Aunque algunos lo usan como pretexto y sólo se ponen hasta la madre cada que pueden.”


Finalmente si recopilamos las distintas maneras de pensar, por lo que descubrí, llegamos a una verdadera contradicción.



Y es que sí, creo que realmente estamos comenzando un ciclo de transición. Sin embargo, sonará algo loco, pero como dice el autor Carlos Castañeda: “la revolución de los brujos es que se rehúsan a honrar acuerdos en los que no participaron”.


Así que, volviendo a aquella necesidad de diferenciarnos entre tanta opción y encontrarnos en este mundo, ¿qué no lo verídicamente único, sería simplemente hacer lo que nos da la gana? Sin importar lo que sociedades, doctrinas, reglas, ideales, tradiciones, redes sociales y creencias dicten que es bueno o malo, correcto o incorrecto, cierto o falso.


Tal vez no hemos sobrepasado la mayoría de estos conceptos, muchos se pierden cada vez más en ellos sin darse cuenta y otros dicen ya no más. O probablemente se estén formando otros nuevos y nos amoldan de nuevo, pero el punto es que hay algo que sí tenemos en común, queremos y buscamos libertad.


Lo preocupante aquí es que la mayor parte de estos movimientos han tenido y siguen teniendo una muy corta duración. Esperemos no sea el caso.




DATE

por Avicario


       “No eres como los demás. Y he visto a muchos, y los conozco.

DATE

por Avicario

KERNEL: ERROR DE PÁNICO

por LSZTHR


       “Estás a treinta usuarios de morir”, dirá un joven sobre tu hombro mientras juegas Angry Grandma en tu iPod touch.

KERNEL: ERROR DE PÁNICO

por LSZTHR

EL TIEMPO CON PAULA

por Mary Carmen Loyola


       Paula no ha regresado. Son las dos de la mañana y no hay rastro de ella. No he podido dormir, ni siquiera he sido capaz de pensar.

EL TIEMPO CON PAULA

por Mary Carmen Loyola