gramo
gramo

¿QUIERES JUGAR?

por Carmina Rodriguez
¿QUIERES JUGAR?

¿Te acuerdas de esa simple frase? Con ella empezó una cascarita, sentarte a intercambiar muñecos, formar un equipo, una amistad o una rivalidad. Te dejó sudoroso, con raspones, oliendo a pasto,  con recuerdos, un adorno de la abuela roto, pero sobre todo te dejó vivo.


Hoy nos hace falta jugar, no solo en una cancha. Nos hace falta imaginar, tanto a chicos como a grandes. Adultescentes que coleccionan juguetes, nenes precoces con iPads. Pero siempre los niños han querido ser adultos y los adultos quieren volver al recreo.  Y eso no tiene nada de malo, porque un pequeño debe estimularse para vivir en un mundo real y un adulto debe volver a soñar.  El juego es tan necesario como estudiar y trabajar. Y si no lo deslindáramos de esto, tendríamos en claro, que es la mejor forma de madurar.


Podemos invitar al juego en cada actividad de nuestra rutina, basta con estar dispuestos, emocionados y sobre todo concentrados en pasarlo bien. El juego es perfecto porque aunado a un deporte, una actividad artística,  una carrera profesional o la vida personal nos permite competir sin ser voraces en la crítica, añade honestidad y libera tensión. ¿Quieres jugar? Lo único que necesitas es tu ingenio, tráelo siempre contigo y nunca te aburrirás. ¿Dónde? Empieza por esto:



  • Niños:  Está increíble que sepan cómo usar celulares y videojuegos. Lástima que no todos puedan ser ingenieros en sistemas ni banqueros. Vamos a necesitar muchos exploradores, sobre todo si va tan en serio lo de empezar a poblar el espacio  o si queremos seguir salvando nuestro mundo. Tu economía también lo va agradecer. ¿El juguete perfecto?  Plantas, tierra, varas secas y si acaso un muñeco o un balón. La mejor inversión que puedes hacer en un niño es dejarlo ser niño. Que conviva con personas, que se ensucie. Ya tendrá mucho tiempo para estar sentado en un ordenador, para usar corbata, tacones y para ser adulto.

  • Con los amigos: Beber hasta la madrugada y viborear no es necesariamente jugar.  Si fuiste en una de esas escuelas donde un prefecto separaba bolitas que platicaban y los ponía a jugar, tenía una razón. El ser humano debe más actuar que hablar. Y unirse más que confabular.  La práctica enseña más que la teoría. Puedes aprender mucho más de las personas si las pones a jugar que si te dedicas a ver su ropa, cuánto tienen y  a qué se dedican. Puesto que sin palabras saldrán conductas primarias. Tolerancia a la frustración, lealtad, respeto a las reglas. ¿Quieres conocer a tus amigos? Ponlos a jugar, y más que analizarlos, diviértete.


  • Tu Trabajo:  Si sigues viviendo en el siglo pasado creyendo que esto debe de estar separado bienvenido a la era donde Google es Great Place to Work.  El trabajo es el lugar donde más te tienes que divertir, así pases todo el día sentado en un aparente trabajo mecánico, puedes usar tu imaginación. La imaginación es sinónimo de creatividad, y mucho hablo de eso en mi entrada anterior. La creatividad es la herramienta perfecta para descubrir nuestra forma de trabajo, de relacionarnos con los compañeros y de crear un ambiente más ameno. En el trabajo aplica un juego perfecto de rol, ser tu mismo y adquirir habilidades que no tienes. Ríete, alguien en la oficina lo tiene que hacer.

  • La pareja:  Este punto me fascina. Con la pareja correcta todo juego puede ser el mejor. Así que tratémoslo como juego. Una pareja, es un equipo. No se visten, se disfrazan para el otro.  Un viaje o una salida es una aventura. Si forman una casa, será una fortaleza, un castillo. Y una cama es un campo de batalla, una batalla en la que espero que ganen los dos.  Dejen sus celulares y jueguen juntos, pasen más tiempo imaginando que devorando series en Netflix. Hagan su propia serie y hasta escriban las temporadas, planeando sus vidas. Nunca dejen de jugar, de establecer reglas, de romperlas, de estar en movimiento y no tendrán que acudir a una terapia de pareja.





Nunca sueltes tu infancia porque sólo así serás grande, ve por una plastilina, unos colores.  La próxima vez que veas a tus amigos, cenen debajo de una casita hecha con sábanas, dile a alguien de tu trabajo ¿Quieres ser mi amigo? Como lo hiciste en el kínder, usa un chismógrafo entre tus contactos y rescata la secundaria y la próxima vez que tu y tu novi@ disctutan por algo sin importancia aprovechen el calor para resolverlo con una pelea de globos con agua, un ejemplo. 


Recuerda que cada que dos o más personas juegan entre ellas y no con ellas se están tomando en serio. No se visten, se disfrazan para el otro.




EXACTO

por Avicario


       Es ciencia güey!

EXACTO

por Avicario

ENCUÉNTRAME

por Salazar Elefunk


       Siempre he sido una persona que encuentra placer en su soledad. Poco interés me genera la gente. Me parecen extras, entes irrelevantes ante la trama principal de la película que es mi vida.

ENCUÉNTRAME

por Salazar Elefunk

EL TIEMPO CON PAULA - 2

por Mary Carmen Loyola


       Paula salió de la farmacia con el paquete entre las manos y las dudas empezaron a asomarse.

EL TIEMPO CON PAULA - 2

por Mary Carmen Loyola