gramo
gramo

ENCUÉNTRAME

por Salazar Elefunk
ENCUÉNTRAME

En Noviembre de 1997 caminaba por las calles de la ciudad. Recuerdo ir caminando por inercia pura, sin una clara intención, como aquel que cree que lo ha visto todo. De pronto, al dar vuelta en la esquina...te vi.


Siempre he sido una persona que encuentra placer en su soledad. Poco interés me genera la gente. Me parecen extras, entes irrelevantes ante la trama principal de la película que es mi vida.


No puedo explicar cómo es que te reconocí como protagonista. Menos aún como es que con tanta gracia pude detenerme sin ninguna excusa aparente e iniciar una conversación.






Con el tiempo contado, intercambiamos palabras apresuradas. Poco a poco, mientras platicábamos nos dimos cuenta de que los dos íbamos con urgencia a un lugar donde no queríamos ir. Orgánicamente nos fuimos moviendo hasta sentarnos. Agregamos café al intenso micro universo que gestábamos.



La urgencia desapareció. Me confesaste que al estar aquí habías perdido la oportunidad de presentar un examen. Decidí que era solo justo que yo perdiera mi entrevista. Nunca había sido tan fácil hacer a un lado el mundo mundano. Nuestros celulares hicieron todo tipo de esfuerzos por obtener nuestra atención.



Es difícil relatar lo que vivimos sin hablar de sexo. "Sexo" suena banal. Y "hacer el amor" suena cursi.



Había una sensación de fundirse y evolucionar a un ser superior. Te invité a mi estudio. Entre música, grandes ideas, arte y filosofías hicimos del mundo un auténtico "wonderland".


Es difícil relatar lo que vivimos sin hablar de sexo. "Sexo" suena banal. Y "hacer el amor" suena cursi. Dar entrada en todas las formas y sentidos a la otra persona es una descripción más adecuada. Sin embargo, sigue siendo inadecuada en comparación con lo que en realidad fue. Lo más cercano seria decir que ゆすき∞¢¬÷¬∞¢#..... Me rindo (Qué formato tan  limitado es la escritura) 




A la mañana siguiente, despertamos atendiendo llamadas y mensajes de enojados familiares y preocupados amigos. La realidad entro por la ventana junto con la luz del nuevo sol. Nos despedimos con la sensación de que nos volveríamos a encontrar. Pero no fue así.


Hoy, a mis 50 años, me casé, enviudé, me volví a casar, me divorcié, tuve dos o tres relaciones que fallaron al igual que todas las otras. Y en cada momento de mi vida pienso en el día que compartimos.


Envío este mensaje al pasado a través de Gramo un pequeño blog de contenido que es ahora uno de los más importantes del mundo. Si lees esto encuéntrame. Quisiera saber a donde lleva una segunda taza de café.




LA LUZ EN NUEVA YORK

por Sebastián Buitrón


       Estimados leyentes amo la vida, creo que ustedes también.

LA LUZ EN NUEVA YORK

por Sebastián Buitrón

EL TIEMPO CON PAULA

por Mary Carmen Loyola


       Paula no ha regresado. Son las dos de la mañana y no hay rastro de ella. No he podido dormir, ni siquiera he sido capaz de pensar.

EL TIEMPO CON PAULA

por Mary Carmen Loyola

AVE FÉNIX V

por Ave Fénix


       Tómatelo con calma

AVE FÉNIX V

por Ave Fénix